10 de Febrero de 1542

El 10 de Febrero de 1542, la Reina Catalina Howard es encerrada en la Torre de Londres por su marido Enrique VIII, acusada de adulterio.

Catalina Howard fue la quinta esposa del Rey Enrique VIII de Inglaterra. Además era prima de Ana Bolena, la segunda esposa de dicho Rey, y que corrió la misma suerte que ella 6 años antes.

Siendo una niña, se trasladó a vivir con su abuela Agnes Tilney, que regentaba una casa de huéspedes. Fue precoz en amoríos, ya que con sólo 12 años inició un romance con Henry Mannox, su profesor de música. Precisamente fue ella la que puso fin a esta relación al enamorarse de Francis Dereham, un joven secretario con el que, parece ser, incluso llegó a hablarse de un contrato pre-matrimonial. Catalina contaba entonces con 15 años.

Pero fue entonces cuando, a finales de 1539, consiguió un empleo como dama de compañía de la Reina de Ana Cleves, nueva esposa del Rey Enrique.

Rápidamente, el Rey se fijó en ella, y en tan solo unos meses, anularía su matrimonio con Ana y contraería nupcias con una joven Catalina que sólo tenía 17 años (31 menos que él).

A pesar de la vida acomodada que llevaba en la corte y como Reina consorte, y de los innumerables joyas y riquezas con las que el Rey la obsequiaba, Catalina no se sentía satisfecha pues le desagradaba el cuerpo de su esposo, del que se sabe, era viejo y obeso.

Por ello, buscaba entretenimientos amorosos en cualquier parte, hasta el punto de iniciar una relación con Thomas Culpeper, uno de los cortesanos favoritos del Rey. Aprovechando la ocasión, antiguos amantes y huéspedes de la casa de su abuela, la chantajearon para no destapar su pasado, y Catalina contrató a algunos de ellos para conseguir su silencio.

Pero como todo, al final la verdad sale a la luz, y, a pesar de no querer creerlo, el Rey Enrique tuvo que rendirse a la evidencia ante el descubrimiento de una carta de amor que Catalina le escribió a Culpeper.

Por ello fue confinada en la Torre de Londres, acusada de adulterio y traición, y ejecutada tan sólo 3 días después.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *