30 de septiembre de 1399

Comenzamos con el hecho más reseñable de la biografía de Enrique IV de Inglaterra, que fue su proclamación como rey  el 30 de septiembre de 1399. Pero vamos a adentrarnos un poco más en su vida, vino al mundo el 3 de abril de 1367 en la fortaleza de Bolingbroke, al levante de Inglaterra en Lincolnshire y falleció en la Abadía de Westminster el 20 de marzo de 1413. Se declara monarca de Inglaterra, como ya hemos mencionado, el 30 de septiembre de 1399 al destronar y liquidar al monarca Ricardo II.

Descendiente de Juan de Gante, Duque de Lancaster y Blanca de Lancaster, rebisnieta del monarca Enrique III de Inglaterra.  Aunque no fue el sucesor, quedó el primero en el proceso de herencia al trono al fallecer sus tres hermanos hombres que eran mayor que él.

Se casa con María de Bohun, el 27 de julio de 1380, pero María de Bohun fallece 5 años antes de que él suba a la poltrona como monarca de Inglaterra, el  30 de septiembre de 1399, cuando venía al mundo su sexta hija. Así pues, Enrique se transforma en el sucesor directo del usufructo de su mujer y se anexionan a su poder, ya extenso, los territorios de Northampton y Hereford.

El 7 de febrero de 1403 se vuelve a casar, pero esta vez con Juana de Navarra, duquesa viuda de Bretaña y nieta del monarca Juan II de Francia. De este matrimonio no pudieron contraer nuevos descendientes.

Al morir Enrique IV, es suplantado en la poltrona por su descendiente, Enrique V, quien desde el principio de su dinastía comienza a demandar como propias, los ducados galos de Aquitania, Guyena,  Gascuña y Normandía, o lo que es o mismo, casi por completo el reino franco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *