7 de octubre del 929 – Muere Carlos III de Francia

Carlos III de Francia, al que llamaban el Simple (no por su torpeza o idiotez, si no por su honestidad) nació el 7 de enero de 879 en Péronne, y fallece el 7 de octubre de 929 en Somme.  Monarca de Francia Occidental desde el año 893 hasta el año 923.

Reinado de Carlos III

Cuando fallecieron sus hermanos era muy inexperto y joven para poder subir al trono. Es cuando el emperador Carlos III el Gordo le quita el puesto. Tras la destitución de Carlos, se eligió al conde Eudes de París como monarca de Francia.

Carlos III de Francia fue nombrado como monarca de Francia el 28 de enero de 893 en Reims, pero no pudo gobernar hasta el fallecimiento de Eudes y en el año 898 es de nuevo proclamado Sagrado Rey de Francia.

Tuvo varios problemas con las invasiones vikingas los cuales consigue resolver, pues eran un problema de bastante envergadura para el reino. En el año 911, gracias al Tratado de Saint-Clair-sur-Epte, apalabrado con el vikingo Rollon, Normandía se transforma en un ducado, y para devolver el favor, Rollon debía acabar con la rapiña en la ribera del Sena, debía cristianizarse y contraer matrimonio con Gisela de Francia, la primera descendiente de Carlos III y su primera mujer.

No obstante, se muestra incompetente frente a las dinastías feudales que se establecen cerca de los torreones, y debe batallar contra los grandes del reino.

Al fallecer Luis IV, último monarca carolingio de Alemania, Carlos III demanda la provincia de Lorena, y se transforma en monarca de ella, pero es vencido por el alemán Enrique el Cazador de Aves o el Pajarero.

Roberto I de Francia, hermano del monarca precedente Eudes I, promociona una revolución y sus simpatizantes lo escogen monarca obligando a abdicar a Carlos III el 29 de junio de 922.

Carlos III se transforma de esta forma en un monarca sin corona y va a resguardarse al hogar  de su feudatario Herberto II de Vermandois, pero éste le hace preso encarcelándole en un baluarte del Castillo de Péronne (Somme) donde falleció en el 7 de octubre del año 929 después de seis años de cautividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *