Agricultura en la época medieval, ¿Cómo era?

La agricultura dominó la vida de la mayoría de la gente medieval. Muchos campesinos trabajaban la tierra y, como resultado, la agricultura era de vital importancia para una familia de la época medieval. La mayoría de la gente vivía en pueblos donde había suficiente tierra para la agricultura. Las ciudades medievales eran pequeñas, pero todavía necesitaban los alimentos producidos por los pueblos vecinos.

El alquiler de la agricultura

La agricultura era una forma de vida para muchos, era un trabajo realmente duro, y lo sigue siendo de hecho. Los campesinos medievales no tenían acceso a tractores, cosechadoras, etc. sólo disponían de algunas herramientas agrícolas y trabajar con eso era una tarea épica. Los campesinos tenían un trabajo específico que tenían que hacer cada mes, se denominaba “año agrícola” y era sumamente importante respetar estos tiempos.

Las granjas eran mucho más pequeñas y  muchos de los campesinos que trabajaban las tierras no eran dueños de ellas y pertenecían al señor de la casa. Los campesinos eran simplemente inquilinos que trabajaron una franja de tierra o en el mejor de los casos varias franjas. De ahí la razón por la que a la agricultura se la llamóagricultura comercial” en la época medieval. Este sistema de alquiler de tierras era parte del sistema feudal introducido por Guillermo el Conquistador.

Animales y agricultura

Una familia campesina era poco probable que pudiera poseer un buey, uno de los animales más valiosos por entonces. Un buey o caballo era conocido como una “bestia de carga”, ya que podía hacer una gran cantidad de trabajo que las personas no habrían podido realizar. Una yunta de bueyes en la arada era vital, de tal forma que incluso se sabe que los pueblos compraban uno o dos luego los utilizaban en un sistema de turnos

Herramientas en la agricultura

Las herramientas más comunes utilizadas por los agricultores eran de metal con punta de arados para girar sobre el suelo. El uso de estiércol era el fertilizante básico, puesto que los artificiales no existían.

En el verano (la estación de crecimiento) los agricultores necesitaban el sol para que sus cosechas crecieran, aunque el clima era mucho más predecible antes, a sólo un fuerte aguacero podía acabar con el cultivo y destruirlo. Sin cosecha, un campesino tenía que encontrar dinero o bienes para pagar sus impuestos de donde fuese. En el invierno un agricultor no tenía una vida fácil. Había un montón de tareas que hacer, incluso si no podía cultivar en ese momento en particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *