Jabones de Leyenda

¿Cuánto sabes de las cosas que te rodean? ¿Cuándo crees que se han inventado o descubierto? Si investigas un poco te darás cuenta de que todo cuanto nos rodea está relacionado de una u otra forma con leyendas antiguas. Esto mismo ocurre en el caso de los jabones. En este primer post de la nueva sección “Sabías que…?” vamos a indagar un poco en la historia, en las leyendas que circulan sobre los jabones.  Hay varias versiones sobre su origen, y de diferentes épocas, pero las más llamativas y las que más nos han gustado, son las que relatamos a continuación.

Los jabones “pie de doncella”

Vamos a transportarnos hasta el siglo VI antes de Cristo, Homero narra en su famoso poema La Odisea, cómo la hija de Feacia, Naucasía, junto con sus sirvientas, pateaba la ropa sucia en el agua del río. Suponemos que Naucasía utilizaría hierbas o condimentos que consiguieran dejarla completamente limpia. Por eso, a este método se le llamó “pie de doncella”.

Los jabones en Roma

Otra leyenda asegura que los jabones se descubrieron accidentalmente en Roma, por un grupo de mujeres que lavaba su ropa en el río a orillas del Monte Sapo. Al parecer, en este monte era común realizar sacrificios con los animales. Los restos de grasa animal se mezclaban con ceniza y otros restos vegetales, que eran arrastrados monte abajo con la lluvia. Esta mezcla acababa en el río, donde las lavanderas observaron que la ropa quedaba más limpia al frotarla con ella, formando lo que llamamos actualmente los jabones.

Los jabones por el profeta Jeremías

Aunque ya en el año 600 a.C. el profeta Jeremías recomendó un producto hecho con cenizas de huesos de animales que tenía beneficios contra la dermatitis y para conseguir lavar tejidos sucios que por la descripción se asemeja mucho a los jabones actuales.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *