San Francisco de Asís nace – 26 de septiembre de 1181

El 26 de septiembre de 1181 nace San Francisco de Asís, el espiritual italiano y predicador, creador de los franciscanos, en la ciudad de Asís, en una familia de origen rico. Sus padres se llamaban Monna PicaPedro de Bernardone.

A lo largo de su lozanía llevó una vida secular. Tras una lucha entre Asís y Perugia estuvo encerrado durante un año en esta villa. Siendo presó contagió una grave afección y este fue el hecho que le llevó a cambiar la forma que entendía su vida.
En el año 1205 practicó la humanidad y la compasión entre los leprosos y dió comienzo a una nueva ocupación en la recuperación de iglesias abandonadas y en ruinas, como consecuencia de una visión que tuvo, en la que la cruz de la iglesia de San Damián en Asís le mandó que reconstruyera su hogar. Los despilfarros en obras de caridad hicieron que su padre se enfadara de tal forma con él, que llegó a quitarle la herencia.

Abandonó su opulento ropaje por un manto y destinó los tres años siguientes a cuidar de los leprosos y los desterrados en los boscajes del monte Subastio. Reconstruyó la asolada iglesia de Santa María de los Ángeles.

En el año 1208, durante una celebración, escuchó una llamada que le decía que escapase al mundo y, siguiendo el texto de Mateo 10, 5-14, “no poseyera nada pero hiciera el bien en todas partes“. Cuando volvíó a Asís en ese año, comenzó a evangelizar, desencadenando la regeneración del misticisimo cristiano del siglo XIII.

Juntó a los 12 discípulos para que se transformaran en los hermanos únicos de su hermandad, después se llamó la Primera Orden y lo escogieron superior. En 1212 aceptó a una monja de Asís que se llamaba Clara, en los franciscanos; gracias a ella se inauguró la orden de las damas pobres (las clarisas, después llamada Segunda Orden franciscana).

En 1212 comienza su camino a Tierra Santa, pero un temporal le hizo volver. Cuando llegó a España a evangelizar a los musulmanes se encontró con muchas dificultades en su misión y tuvo que abortar. En 1219 estaba en Egipto, donde pudo evangelizar aunque no logró “transformar” al sultán. Después viajó a Tierra Santa y allí estuvo hasta el año 1220. A su vuelta se encontró con el desacuerdo los frailes y tuvo que renunciar como superior, lo cual le obligó a dedicar los años siguientes a preparar la Tercera Orden franciscana, los terciarios.

En septiembre de 1224, tras cuarenta días sin comer, orando en el monte Alverno notó un pinchazo pero que a la vez le producía placer, y las marcas de la crucifixión de Cristo, los estigmas, se manifestaron en su figura. Se le llevaron a Asís, allí pasó los años que le quedaban de vida, marcado por unos terribles dolores físicos y con una ceguera casi por completo.

Francisco de Asís murió el 3 de octubre de1226 se cree que cerca de la iglesia de la Porciúncula y fue enterrado en San Giorgio. Fue santificado el 16 de julio de 1228 por el Santo Pontífice Gregorio IX. Sus cuerpo sin vida se localiza en la Basílica de San Francisco en Asís.

En 1980 el Santo Pontífice Juan Pablo II le hizo patrono de los ecologistas. Sus insignias son los lobos, los corderos, los pescados, el pájaro y los estigmas. Su conmemoración es el día cuatro de octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *