Rey Sancho – La leyenda

La leyenda del Rey Sancho

El rey Sancho III de Navarra soñaba con unir y gobernar el conjunto de España. Según la leyenda, en una ocasión, cuando se vio obligado a estar fuera de casa durante un largo período, le confió el cuidado de su caballo favorito a su esposa, la reina Elvira y el rey sancho le dijo que nadie debería montar el caballo mientras él estaba ausente .

La Reina tuvo buen cuidado del caballo del rey Sancho, le daba de comer, le cepillaba todos los días e incluso dejaba que se duermiera donde el caballo gustase. Su hijo mayor en repetidas ocasiones le pidió que lo dejara montar el caballo. La reina dijo que no, pero poco a poco, éste llevaba a su terreno a la reina hasta que estuvo a punto de ceder a sus peticiones. Sin embargo, un caballero de la corte le aconsejó que debía mantenerse firme de lo contrario el Rey Sancho estaría muy enfadado.

Cuando el rey sancho regresó, su hijo acusó a su madre de tener un romance con el caballero. El rey sancho se puso furioso y encerró a la Reina en una torre, mientras que esperaban a un juicio para encontrar la verdad. En el juicio ninguno de los hijos de la reina se puso de parte de su madre por lo que el Rey Sancho decidió organizar un torneo para ver si la reina era culpable de adulterio. La única persona que defendió el honor de la Reina era Ramiro (que era hijo ilegítimo del rey por otra mujer).

Afortunadamente, antes de que el torneo podría tener lugar, el Rey recibió la visita de un monje piadoso de un monasterio cercano. El monje dijo que si el rey prometía perdonar a los culpables entonces él le diría lo que realmente había sucedido. El rey estuvo de acuerdo y el monje le dijo la verdad.

Rey Sancho liberó a la reina de la torre y le pidió a que perdonara a sus hijos traidores. La reina estuvo de acuerdo, con la condición de que su hijo el mayor nunca heredaría Castilla, que había pertenecido a su hermano el conde García Sánchez y que Aragón debía pasar a Ramiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *