Salvados por la campana, ¿de dónde viene la expresión?

En esta ocasión vamos a utilizar el artículo de sabías que, para desmentir la procedencia de la expresión “Salvados por la campana”. Utilizamos esta expresión principalmente cuando en una situación de difícil tesitura salimos airadamente. Cuando la situación es arriesgada y en el último segundo… nos libramos por los pelos.

Salvados por la campana, el origen

La procedencia de este dicho viene del lengüaje del boxeo, en concreto, tiene su inicio a finales del siglo XIX. Cuando uno de los dos púgiles estaba a punto de perder, y el “round” terminaba, éste sabía de su finalización gracias al sonido de una campana, como se hace ahora. Es entonces cuando se decía, “te has salvado por la campana”.
Ahora bien, se estará preguntando, ¿Porqué se incluye esta expresión de finales del siglo XIX en una página con contenido medieval? Pues bien, existe un bulo, una falsa creencia que hace que nos remontemos hasta el siglo XV.  La explicación se basa en que en aquella época, el conocimiento de los médicos era de un nivel bastante pobre, por lo que era relativamente frecuente dar por fallecidas a personas que tenían enfermedades como la “catalpesia” o incluso algunas de ellas, que estaban en coma, y al tardar en despertarse, se las daba por muertas. Al ser enterradas vivas, cuenta el bulo, que se inventó un sistema que se trataba de lo siguiente: Con un hilo, se ataba la muñeca del “presunto” difunto, y el otro extremo, se conducía a través de una serie de agujeros hasta una campanilla que se encontraba en la superficie. En aquella época era costumbre velar el cuerpo durante unos días por si se trataba de una falsa muerte, entonces con este sistema se aseguraban que si el “muerto” despertaba, sonaba la campanilla y procedían a desenterrarlo con rapidez. Una buena ocasión para utilizar la expresión “salvados por la campana” ¿no creen? Lo que sí es verídico es que se tenía mucha preocupación por ser enterrado vivo, y surgieron ideas para poder evitarlo, pero no se sabe a ciencia cierta si éstos sistemas han sido probados.
Aunque la segunda “leyenda”, parece, tiene más tirón, lo cierto es que la expresión salvados por la campana tiene su origen a finales del siglo XIX en el argot pugilístico y no en la Edad Media (S.XV aproximadamente) como algunos textos nos hacen creer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *